joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

geografias

Bogotá vuelve a bailar

Por: Pedro Sorela Domingo 01 Abril 2007. En Viaje, Artículos, Textos de viaje

Si usted no ha oído hablar mucho de Bogotá, no se preocupe: dentro de algún tiempo lo hará. La pregunta –una vieja pregunta– es cuánto tiempo. Pero lo que es impepinable, como dicen allí, es que usted va a oír hablar de Bogotá. ¿Y cómo no? Con Buenos Aires y Ciudad de México, y con São Paulo, si se quiere, es ya una de las capitales de América Latina, y desde luego no tanto, en contra de lo que dicen, en inseguridad: ahí sólo se lleva una fama casi tan justificada como lastrada por la exageración y los clichés. Sin clichés viajar sería demasiado fatigoso. Pero qué difícil escribir una crónica sobre la nueva Bogotá sin caer, también, en el más viejo de los vicios atávicos de Colombia y América: la lectura de lo que le afecta en clave de retórica siempre nacionalista.

Ya sucede en Ciudad de México, por ejemplo, entre personas relacionadas con el urbanismo, y que, según me dijeron, estudian ciertas propuestas como una especie de vía bogotana a la civilidad. Porque una de las razones del cambio extraordinario de Bogotá, o su crecimiento en todos los sentidos, es que en los últimos veinte años la ciudad alineó un par de alcaldes honrados además de ingeniosos: Peñalosa y Mockus, un matemático que se había hecho célebre con sus originales (y eficaces) modos de gobernar la hasta entonces levantisca Universidad Nacional, y que dedicó parte de su mandato a educar a los ácratas bogotanos en leyes tan sencillas como respetar un paso de cebra o parar los autobuses en donde corresponde, y prefiriendo a las multas la astuta pedagogía de payasos y doctos mimos repartidos por la ciudad. 

Ni que decir tiene que la campaña fue recibida con sarcasmos... hasta que se vio que funcionaba. Más aún: todavía lo hace...

Artículos relacionados:

  • Colombia se rompe en archipiélago
  • Viena, o cómo someterse a su dictadura sutil

    Por: Pedro Sorela Domingo 13 Agosto 2006. En Viaje, Artículos, Textos de viaje

    Hace ya tiempo que Viena intenta sobrevivir bajo la bota de buen cuero flexible de la dictadura: la nieve cae sin rechistar y las nubes llegan siempre por el mismo sitio. Las marcas de la elegancia establecida, que no es elegante, visten a todo el mundo, sin excepción, y no sólo consiguen que el otoño baile obediente y sin pausa en ordenados remolinos, sino que la gente se vista siempre con ropa de frío, que es más cara y tapa las arrugas, bolsas y flojedades. Y que el hecho de parecerse, parecerse mucho, no sólo no les repugne sino que les guste. En fin: una dictadura. No tendría demasiado sentido insistir en contarla de no ser porque algunos pequeños indicios permitirían sospechar la inminencia de… la inminencia de… una inminencia.

    ¿Una dictadura?, se preguntan ya los pocos que puedan leer este cuento. ¿En Viena? ¡Pero si en Viena la civilización descubrió el urbanismo redondo y el arte de suicidar un imperio bailando el vals! Eso sin contar con la Sacher Torte, el psicoanálisis y la arquitectura funcional que acabó con los edificios en forma de pastel de nata de los Habsburgo.

    Dos mil guerreros muertos en busca del paraíso

    Por: Pedro Sorela Domingo 01 Enero 2006. En Viaje, Textos de viaje

    Lo más misterioso, lo más seductor de todo es que cada uno de ellos sea distinto, pese a formar en un ejército de siete mil, que cada uno inspire su propia gesta, su propia leyenda. Ahí están, dos mil guerreros muertos y felices (dos mil son los ya desenterrados, pero se cree que hay otros cinco mil y hasta muchos más bajo tierra), marchando en formación de batalla hacia no se sabe muy bien qué. ¿La búsqueda del Paraíso? Y sin embargo, por alguna razón que sin duda tiene que ver con los dioses y el más allá, ese orden militar no les iguala sino que a todos les permite conservar su propia alma. Un prodigio, sin duda. 

    El siguiente portento es que todos esos muertos de la misma edad, 2,200 años, combinen fortaleza y dulzura. Que no contentos con ser distintos logren el milagro de ser al tiempo guerreros y poetas. Pues eso es lo que proclama su extraordinario aspecto con ropa china de abrigo, bufanda y moño, en el que destacan, siempre, dos rasgos decisivos: la marcialidad y la imaginación. Está claro que son guerreros, tipos de más de un metro ochenta de los que es mejor no encontrar en un campo de batalla, y está claro también, por la sonrisa y en general una mirada de frente, sin equívoco, que se trata de gente noble, capaz de reconocer y saludar el valor ajeno. Es decir, verdaderos caballeros. Pero hay algo más, en su aspecto, que sugiere algo superior a los habituales trazos de las pinturas de soldados, trátese de Velázquez y sus lanceros también alineados, o del renacentista Ucello, que pintaba las batallas en colores y en dorados para resaltar los cadáveres en escorzo y proclamar el nuevo hallazgo de la perspectiva. (Goya en cambio pintaba el lado bestia de la guerra, y quizá por eso sus animales ocupan bastante sitio).