joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

EBOOKS

             el sol como disfraz       dibujando la_tormenta      historia de      ya vers      portada-aire-mar-gador 

             ladron de arboles      portada-viajes-niebla grande      portada-trampas-para-estrellas grande      portada cuentos_invisibles      portada-fin-viento med  

             portada-huellas-actor-peligro med      cuentamelo      lo-que-miran-los-vagos      banderas sorela      entrevistas sorela

 

cometario_gris

Artículos etiquetados con: Tom Wolfe

La decadencia cuando joven

Por: Pedro Sorela Viernes 09 Septiembre 2005. En Lecturas

Tom Wolfe. SOY CHARLOTTE SIMMONS. Ediciones B

No podría decir ahora si hay muchos escritores internacionales peor comprendidos que Tom Wolfe. Sucedió desde el principio, cuando junto a otros se le comenzó a llamar (mal) Nuevo Periodista por la evidencia más bien banal de que escribía con licencias en apariencia revolucionarias en el empiricista periodismo anglosajón. Sin embargo, en sus principales rasgos estos recursos se usaban en el periodismo europeo desde Maupassant, o desde antes incluso que Balzac[1]. En definitiva, recursos de novelista con la liberación del estilo en la información periodística, salvedad hecha del fundamental de la invención de los hechos, frontera última y sospecho que insuperable entre periodismo y literatura.

Y volvió a ocurrir, sobre todo, con dos provocaciones –Quién le teme al Bauhaus feroz y La palabra pintada[2]-, en las que Wolfe arremetía, de forma muy documentada, contra la artificial importación de dos tendencias que a su juicio tenían poco que ver con la tradición estadounidense: el funcionalismo en arquitectura, impuesto por el esnobismo de una burguesía acomplejada y pendiente de Europa, y el arte abstracto, de cuyos sacerdotes o brujos evidenciaba la cháchara… y se reía.

Ni que decir tiene que semejantes atrevimientos colocaron a Tom Wolfe en una posición de francotirador, reaccionario para los mandarines con mando en plaza (por sorprendente que resulte, este adjetivo estalinista todavía funciona… quizá porque a veces es exacto). Y en la que él por lo visto se encuentra cómodo pues en cada entrega de su muy trabajada obra –se documenta como si fuese un periodista de precisión, o un historiador- ahonda en lo que quizá se podría subtitular Crónica de la decadencia (del imperio americano).

  • Pedro Sorela

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

EN REDES SOCIALES

facebooktwitterrss

DIBUJOS

FACEBOOK


Ads on: Special HTML