joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

EBOOKS

             el sol como disfraz       dibujando la_tormenta      historia de      ya vers      portada-aire-mar-gador 

             ladron de arboles      portada-viajes-niebla grande      portada-trampas-para-estrellas grande      portada cuentos_invisibles      portada-fin-viento med  

             portada-huellas-actor-peligro med      cuentamelo      lo-que-miran-los-vagos      banderas sorela      entrevistas sorela

 

cometario_gris

Artículos etiquetados con: Irene Nemirovsky

Del Pequeño Príncipe y otras traiciones del cine

Sábado 30 Mayo 2015. En Blog, Escritores

p.S.
Saint-Exupéry, Irène Nemirovsky

Creía que la última traición del cine a la literatura de la que había tenido noticia era la Suite francesa, película hecha a partir, en teoría, de la novela póstuma de Irene Nemirovski, pero unos días más tarde, y cuando ya pensaba escribir sobre ella, me llega la crónica de Libération sobre el engendro creado a partir del Pequeño Príncipe, de Saint-Exupéry, y que me ha terminado de convencer de ni siquiera intentar verla: sólo la crónica, acerca de una niña que vive al lado de un piloto viejo y decadente, y este es el piloto del libro que se encontró un día con el niño príncipe, lo deja a uno anonadado de asombro de hasta dónde puede llegar la estulticia y la codicia lujuriosa de la industria del cine, cuando se ponen (y de los herederos de algunos escritores). Por otra parte, nada nuevo en lo que se refiere a Saint-Exupéry, cuya recepción, hasta hoy, es una larga sucesión de malentendidos, como espero haber explicado entre otras cosas en mi ensayo Dibujando la tormenta. Empezando por el título de ese libro que resulta muy discutible sea para niños, y que no es El Principito (una primera mala traducción argentina, que se quedó), pues el diminutivo no existe en francés, y en particular cuando es tan cursi como este y no responde en absoluto al espíritu del libro. Qué suerte, de todas formas, que Saint-Exupéry no viviese para alcanzar a ver lo que la posguerra y sus herederos han llegado a hacer con su obra, incluida la que ya casi no se conoce, que es la más importante, algo que de todas formas él ya intuía iba a suceder.

    En cuanto a la Suite francesa, los adaptadores de la muy cuidada versión cinematográfica (en inglés, lo que chirría bastante), creen que cumplen al mencionar al final, en títulos de crédito, que la autora, judía, fue capturada en mitad de la guerra y llevada a un campo de concentración nazi, donde por cierto murió de tifus a las semanas de llegar. Pero lo cierto es que la película se centra en contar la historia de amor imposible entre una francesa con el marido preso por los alemanes y un oficial alemán, músico y sensible. O sea, la película cuenta una de las historias del libro y deja de lado la central -la impresión real que queda, al margen de las anécdotas-: por un lado la crónica de la estampida de los parisinos por las carreteras hacia el sur cuando al comienzo de la guerra iban a llegar los alemanes a ocupar la ciudad, con todo tipo de anécdotas de mezquindad, cobardía y ausencia de solidaridad ante el peligro (una de las razones por las cuales el libro tardó casi medio siglo en salir a la luz). Y por otro, el testimonio del miedo ante la captura final que se veía llegar como algo inevitable, y su prodigioso relato a través de un manuscrito en letra minúscula, para esconderlo, en una de las historias más conmovedoras de un escritor luchando contra la barbarie y la muerte con las armas del arte y la palabra. Muy poco rastro de ello hay en la película pero quien no haya leído el libro no lo sabrá nunca y saldrá del cine enternecido con esa versión bélica de Romeo y Julieta. Que en el caso de la gran escritora Irene Nemirovski y su último testimonio sabe a verdadera traición.

     ¿Es necesario volver una vez más sobre las incontables traiciones del cine a la literatura? Al margen de sus resultados, que pueden llegar a ser aceptables, la constante omisión de las fuentes. Y puedo ser ingenuo, o demasiado honrado, pero yo en una película valoro la idea original y el guión por lo menos tanto como la realización. O sea que El Gatopardo, de Visconti, es una obra maestra (he elegido las palabras) entre otras cosas porque antes lo fue el libro de Lampedusa. Lejos de África no lo es porque ni se acerca. ni siquiera en el título, a la inclasificable calidad del libro de Karen Blixen Out of Africa. Y el guión de El tercer hombre fue escrito por Graham Greene -un caso rarísimo-, antes de redactar él mismo la novela. De Apocalypse now, lo irritante es que se suela olvidar que es una variación de El corazón de las tinieblas, de Conrad. ¿Y cómo es posible que se filmen versiones de Homenaje a Cataluña, de George Orwell, sin mencionar de forma explícita este origen estruendoso? Pues se hacen, y con impávida desfachatez: véase Tierra y libertad, de Ken Loach. Pero el préstamo que me parece más asombroso es el de Los otros, de Amenabar, junto con otras películas de Hollywood inspiradas por la misma idea genial, como El sexto sentido, que no rinden el menor reconocimiento a una obra en absoluto común, a su vez descendiente de Dante, como es el Pedro Páramo de Juan Rulfo.

Hacia la exactitud por la novela

Miércoles 07 Agosto 2013. Lecturas

Hacia la exactitud por la novela
p.S
Irene Nemirovsky.

Lecturas

Le vin de solitude. Irène Némirovsky, Le livre de poche.

“Pero en el ideal que tengo del Arte creo que no hay que mostrar nada [de las propias convicciones], y que el artista no debe aparecer más en su obra que Dios en la naturaleza. ¡El hombre no es nada, la obra lo es todo!”. Eso le escribía Flaubert a George Sand, en diciembre de 1875, en una nueva formulación de la teoría que había tenido tal vez su máxima expresión en Madame Bovary, y de la que descienden no sólo el estilo de los teletipos de agencia sino ciertas escuelas de novela y crítica. En estas, y en contra de lo predominante en el XIX y a principios del XX, se propugna que sólo el texto importa y que el autor no existe, no debe existir y si es necesario se le omite: El texto se ha de sostener solo y ser leído por sí mismo, como un ser dotado de alma independiente. 

   Hace tiempo que me olvidé de esa filológica utopía, por impracticable en mi caso pues siempre he leído pensando en el escritor que había detrás, desde Dumas y Julio Verne, y no creo que ya nadie pueda cambiar eso. Pero con algunos autores me ha intrigado sobremanera cómo nadie pretendía seguir sosteniendo algo así, y eso me ha ocurrido en particular con Le vin de solitude (El vino de la soledad, Salamandra), que no sé si la propia autora calificó de “autobiografía mal disfrazada”. Hasta el punto de que tenía previsto leer a continuación la densa biografía de Philopponnat y Lienhardt La vie d’Irène Némirovsky (Le livre de poche), y al cabo de cien páginas la he aplazado pues me parecía que todo está contado mucho mejor, omitiendo con más eficacia lo que no importa, en Le vin de solitude, el más memorable, por cierto de los tres o cuatro libros que he leído de esta escritora magnífica. (Parece mentira que nos hubiésemos olvidado de ella hasta la publicación de la Suite francesa, o el inaudito relato de su propia huida de los nazis antes de su asesinato en Auschwitz, a los 39 años de edad, en 1942). 

     Toda esta larga entrada para mostrar mi estupefacción, visto que hace rato dejé detrás la adolescencia, ante el hecho de que una novela me produzca una sensación, ¡una certeza!, de estar mejor “informado” que leyendo una biografía escrita con todas las fuentes y garantías propias del género. Al margen de que los hechos sean o no ciertos -que no lo son: sabemos que como mínimo nombres, fechas y hasta lugares pueden cambiar respecto a lo que sucedió-, lo que produce esa seguridad de verdad es, qué duda cabe, la excelencia de la escritura. Eso y la sensación de vivido que irradia todo el texto, acaso es lo mismo. Sólo se me ocurre otro ejemplo parecido, y es Tierra de los hombres, de Saint-Exupéry, donde la verdad se consigue, entre otras cosas, suprimiendo algunos datos objetivos que hubiesen convertido esos textos esenciales, y nunca mejor dicho, en crónica periodística.

     El talento de Irene Nemirovsky se compone de muchos elementos pero entre los más llamativos -en una obra de una decena de volúmenes que vienen a componer una sola, como ocurre con muchos grandes- figura sin duda el que la autora conoce el mundo que describe con la exactitud que sólo puede dar una inteligencia muy aguda, afilada por una mirada de una sensibilidad más precisa que piadosa. Quiero decir que Nemirovsky resume lo en apariencia grande -el enriquecimiento de su padre se cuenta de forma impresionista, con series de tres o cuatro palabras como “millones”-, pero se fija en lo que importa: como cuando, en el camisón desgarrado de su madre, donde se mezcla su perfume con otro a tabaco, desconocido, una niña descubre la doblez, la clandestinidad y la traición.

     Con Nemirovsky pierde gas la vieja acusación de que la novela sacrifica la precisión y el estilo para permitir la anécdota. Sin sacrificar esta, y sosteniendo la novela de iniciación de una niña que detesta a su madre porque a ésta le sobra su hija, Le vin de solitude sorprende a menudo con una exactitud casi biológica. Como cuando dice “La señorita Rosa cantaba a menudo: su voz era débil pero pura y precisa”. O “Los dos pequeños Manassé eran chicos gruesos, pálidos, rubios, verdosos, linfáticos y dóciles”. 

     Pero lo que hace leer Le vin de solitude a velocidad de crucero no es tanto que sea una novela de iniciación, con la peculiaridad de que se trata de una chica. O que esté contada con los ojos de una extranjera: una joven judía rusa emigrante, primero pobre, luego rica, fea pero elegante y refinada: esto es, una desclasada, una periférica, la condición de la literatura según Camus. Sino la inesperada revelación del tedio, falsedad e incluso angustia que se podía esconder en los escenarios de la última Belle Époque, los escenarios del supuesto lujo y diversión de la gran burguesía rusa y francesa antes y después de la Revolución de Octubre y la primera guerra mundial. Hacen falta unos ojos muy propios y valientes para conseguir ver algo así, y reconocerlo. Sabemos que lo que cuenta es cierto, y nos fiamos más de esa novela que de una biografía llena de datos contrastados. Una paradoja, al igual que con Flaubert, de quien -más que casi toda su obra o los numerosos estudios sobre ella y las teorías del autor-, hoy leemos su correspondencia. Ahí aparece el escritor, quizá no entero, pero sí en carne y hueso.

  • Pedro Sorela

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla