joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

EBOOKS

             el sol como disfraz       dibujando la_tormenta      historia de      ya vers      portada-aire-mar-gador 

             ladron de arboles      portada-viajes-niebla grande      portada-trampas-para-estrellas grande      portada cuentos_invisibles      portada-fin-viento med  

             portada-huellas-actor-peligro med      cuentamelo      lo-que-miran-los-vagos      banderas sorela      entrevistas sorela

 

cometario_gris

Artículos etiquetados con: David Foster Wallace

El tamaño como creación

Miércoles 26 Septiembre 2012. Blog, Sastrería

El tamaño como creación

David Hockney. Cuadro inspirado en Yorkshire, Inglaterra, el paisaje de su infancia.

Sastrería. El tamaño

Más allá de la discusión boba de si el mundo es en aguamarinas o en rosas envoltorio de jabón, la última muestra de David Hockney en el Guggenheim de Bilbao ha propuesto el estimulante problema de si -aceptado que los dos lo son-, el tamaño es más creador que el medio en que se expresa, o al revés.

      Con sus enormes cuadros inspirados en, por ejemplo, El sermón de la montaña -y donde el cuadro pretende reproducir la impresión de una montaña-símbolo vista de cerca (nada que ver con la de Jesús, en Palestina, que es más bien una colina nada escarpada y además con una iglesia en la cima), Hockney se reúne con el grupo de artistas cuya obra demuestra que el tamaño, y en particular lo descomunal, deforma en cierto modo el contenido y propone una creación en sí misma. No es ya sólo que En busca del tiempo perdido resulte sencillamente inconcebible fuera de la ciudad, el país, el continente lingüistico propuesto por Proust. Es que lo mismo sucede con Guerra y pazLos miserables o Historia del pabellón rojo, títulos que son varios libros a su vez, y creados por  autores, Tolstoi, Hugo o el chino Cao Xueqin, que en todo momento -y esa correspondencia resulta igual de fascinante- pensaron en grande. No es algo obligatorio. Desconozco qué pensaba David Foster Wallace al escribir sus descomunales reportajes como Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer, o Georgia O'Keefe, al pintar sus capullos de flores como si fuesen el interior de catedrales, o James Agee al escribir su ultra realista y micro-detallado informe Elogiemos ahora a hombres famosos. Pero de lo que sí estoy seguro es que ese cambio de marco cambiaba la naturaleza de lo que pintaban -un deprimente crucero de los que venden para lunas de miel o aniversarios de boda, o las flores y el paisaje de Nuevo México, o la realidad económica y social de una familia de blancos pobres durante la Gran Depresión-, y lo convertían en otra cosa.

    Lo mismo sucede con David Hockney y algunas de sus últimas creaciones -sus últimas ideas-, traídas ahora de gira al Guggenheim de Bilbao. Y en particular su cuadro "Bigger trees near warter"... que sólo figura en la exposición en forma de (hipnótico) vídeo. Lo sorprendente es que a lo mejor ese es su sitio, o por lo menos lo es casi con tanto derecho como el cuadro en sí mismo, que ocupa, según palabras de su director, la pared más grande de la Royal Academy, en Londres. El cuadro refleja un bosque idealizado, a cuyo través, pues mucho sugiere que estamos en invierno, se pueden ver unas casas. Ahora bien, el cuadro (si es que todavía podemos hablar así) está compuesto en paneles, cuyas líneas de separación se pueden apreciar. Según el autor, es en su totalidad el resultado de la suma de largos estudios en el ordenador (los paneles)... de forma que ni él mismo tenía una visión de conjunto antes de que el cuadro fuese montado. Así que ese cuadro no se habría podido crear de otro modo.

Y la pantalla de magia como artista

Como es sabido, Hockney ha experimentado toda su vida con los nuevos medios, durante un tiempo sucumbió a tentaciones fotográficas (ya no), y lo último que llama la atención de los periódicos es el uso del ipad, con la aplicación brushes, para una pintura electrónica impresa, con unos resultados que -de momento, y salvo por el prodigio del juguetito, como es propio de estos tiempos-, no impresionan demasiado.

    La otra obra reciente de Hockney que sí lo hace es otro panel electrónico en el que se muestra un bosque bajo la brisa u otros fenómenos, que al principio parece una unidad rota en paneles y luego se ve que no hay más unidad que el punto de vista. En realidad un total de nueve cámaras han ido por libre para proporcionar un bosque mucho más bosque que lo que hayamos visto. Se podría escribir mucho sobre ello pero el resultado es el de una escritura poderosa, a cuyo lado la visión panorámica o hasta la 3D parecen artistas deprimidos en un circo a punto de cerrar. Quién sabe, a lo mejor Hockney nos ha puesto en el camino que tanto buscaron (inútilmente) los cubistas, a los que, por cierto, Hockney admira mucho. Cierta antológica de ellos en Londres fue visitada por él nueve veces. En cambio, sólo ha leído dos veces los nueve volúmenes de En busca del tiempo perdido.

El resumen como destino

Martes 11 Octubre 2011. Blog, Sastrería

El resumen como destino
Ya no podemos leer el "Retrato del Arco Iris" 
más que con guía
p.S
Muchacha azul de boca pequeña

 

Sastrería

Resumen

 

Sólo es posible escribir en resumen, como comprobaron incluso Proust, David Foster Wallace, autor de reportajes kilométricos sobre temas centimétricos (un campeonato de tenis de segunda división en Illinois, por ejemplo), o James Agee, en su legendario e hipnótico "Hablemos ahora de hombres famosos", en el que inventarió hasta la extenuación (o la exasperación, o la locura, creyendo que la realidad se puede agotar con lenguaje) los bienes en teoría escasos de un grupo de norteamericanos pobres durante la Primera Gran Depresión. (Imaginen cuál es la segunda). 

     Toda escritura es resumen, lo que incluye también al dibujo, y no es posible que no lo sea. Incluso una herramienta infinita, como es Internet, un verdadero "libro de arena", no deja de ser resumen, pues la escritura, toda escritura, es por definición una simplificación de la realidad. Que codificamos en signos más o menos sencillos para poder, o fingir que podemos, manejarla. Lo que incluye los miles de dibujos-palabra chinos.

 Sucede que unas épocas son más de resumen de otras, y ésta lo es quizá más que ninguna. Basta escuchar cualquier obra de Shakespeare, repleta de alusiones que en aquel tiempo comprendían los espectadores, o fijarse en ciertas obras como el Retrato del Arco Iris, de la reina Isabel 1ª, atribuido a Marcus Gheeraerts (hacia 1604), para comprobar hasta qué punto hemos perdido la capacidad de, por ejemplo, comprender la alegoría y los símbolos: todo en el cuadro pretende un significado, alude o representa algo, desde los colores o dibujos del vestido hasta el menor de los objetos. Pero, a diferencia de la gente de la época, nosotros ya necesitamos una guía para comprenderlos. (Et que dit ce silence? Anne Surgers; Presses Sorbonne).

   Alguien nos dijo que un resumen contiene la misma sustancia que el original del que parte, conservando el alma, y hacia allí nos lanzamos sin miedo. No es sólo el periodismo, una obviedad, sino también la enseñanza y hasta el arte: del minimalismo a la pretenciosa entelequia de condensar La Ilíada en una película, de los discursos-píldora de los políticos a los cursos de fin de semana sobre el Renacimiento italiano, por ejemplo. O las contracubiertas de los libros, que conspiran contra su lectura. O las preguntas de los periodistas a los escritores sobre qué tratan libros de trescientas páginas... Y que los escritores pretenden responder (¡!), sin intuir a veces que es algo imposible y si una novela se puede resumir, mejor no leerla. Pero lo hacen porque saben que, en la crisis de la novela -en la crisis de la profundidad y del matiz- eso será lo que leerán casi todos sus lectores, y además estos, confiados en su pequeño resumen, su pequeño párrafo sobre "lo que pasa", sufrirán el espejismo de haber leído el libro. Resúmenes. Creemos, confiamos en el resumen. Y lo convertimos en nuestro lider. Nuestro dictador. 

    Como siempre, dirá alguien. Con una pequeña diferencia: el resumen era considerado antes como un fracaso al que hay que resignarse, el consuelo de pobres en el que se refugiaban los que no podían vivir la experiencia real: Leer Los miserables, por ejemplo, o Ana Karenina, o La montaña mágica. Hoy, por culpa de casi todo Internet, Twitter y demás armas triunfantes del pensamiento débil, disfrazado de rapidez y eficacia, hoy lo consideramos un triunfo. 

     P.D: Pero queda la sospecha de si la vida que vivimos es un resumen de algo. ¿Cómo saberlo?

  • Pedro Sorela

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla