joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

EBOOKS

             el sol como disfraz       dibujando la_tormenta      historia de      ya vers      portada-aire-mar-gador 

             ladron de arboles      portada-viajes-niebla grande      portada-trampas-para-estrellas grande      portada cuentos_invisibles      portada-fin-viento med  

             portada-huellas-actor-peligro med      cuentamelo      lo-que-miran-los-vagos      banderas sorela      entrevistas sorela

 

cometario_gris

Que los banqueros, un día cualquiera

Martes 20 Diciembre 2011. En Blog

Que los banqueros, un día cualquiera

p.S  Lectora ideal 2011
"Que los ojos de la gente vuelvan a ser capaces de soñar con Moby Dick".

Que los banqueros, un día cualquiera, amanezcan modestos y un poco encogidos.

Que los cipreses tengan en febrero una pubertad tranquila.

Que en los quioscos broten geranios sobre las revistas del porno rosa. O cafés cortados. Algo.

Que sigamos descubriendo en pasillos oscuros de palacios inmensos tesoros bajo el polvo, como El vino de San Martín, de Brueghel el Viejo, y que cojan el camino de El Prado, no de Sotheby's.

Que los ojos de la gente vuelvan a ser capaces de soñar con Moby Dick y los mares del sur. A las librerías, esta es una promesa, regresará a continuación.

Que en las plazas de fanáticos geómetras crezcan árboles con grandes sombras sobre bancos (para sentarse).

Que las mujeres redescubran la falda. Y vuelvan a sonreír.

Que Madrid se vuelva una ciudad para caminantes. Como Roma. Se necesitan siglos pero alguna vez hay que decidirse.

Que a 857 publicistas les crezca pelo verde y, melancólicos, no puedan trabajar. Que haya un terremoto sólo para "chirimbolos", la televisión en el metro y otras pesadillas de Orwell.

Que sea necesario explicar lo obvio unos miles de veces menos. Y padecer que nos lo cuenten otros tantos miles... menos también.

Que alguien escriba una Oda a la paella. O una ópera para esta temporada en el Teatro Real.

Que por las calles de Nuevos Ricos y Horteras vuelvan a circular viejecitas simpáticas.

Que los liquidámbares sigan otoñeando en cuatro colores, y gratis: sólo para darnos ganas de viajar y pintar.

Que los telediarios y periódicos traigan noticias y caras e ideas nuevas.

Que el fútbol le ceda el primer puesto al bendito azul del cielo, y que el cielo no sea siempre azul desierto.

Que haya nubes, la escritura de los dioses, y que llueva.

Que los nacionalistas viajen un poco, aunque sea a Oporto, Casablanca o Burdeos, que eso les bajará la fiebre, y ya para siempre.

Que los arquitectos a sueldo de la Internacional del Ladrillo sean víctimas de súbitas pasiones y se fuguen lejos con mujeres fatales.

Que colegios y universidades se liberen de los nuevos puritanos, los políticos y los comerciantes. Que vuelvan los sabios, o que vengan.

Que los estudiantes escapen de Internet a respirar un poco y se topen, de pronto, con ciertas novelas. Ya verán.

Que los modistos salgan del espejo y tengan alguna idea nueva, alguna vez. Sobre todo los de hombre.

Que los padres de niños mimados sean condenados en los restaurantes a quedarse sin postre.

Que los de Soria valgan lo mismo que los de Barcelona o Madrid, y que 50 millones de españoles, no sólo unos cientos, puedan proponerse para gobernar. Quién sabe, a lo mejor alguno sabe cómo sacarnos de esto.

Que perdamos el miedo. Que dibujemos, contemos y bailemos más.

Por favor.

  • Pedro Sorela

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla